. . . . . . .
Inclusión Activa | El cuento de Nayara: Una visión optimista y creativa hacia un futuro Inclusivo
Consultora que guía y asesora a Instituciones públicas y privadas en el desarrollo de diferentes acciones que favorezcan la inclusión de personas en situación de Discapacidad (PsD) en el ámbito laboral, social, educacional y deportivo.
inclusion activa,activa,inclusion,capacitacion,trabajo,laboral,deporte,educacional
743
post-template-default,single,single-post,postid-743,single-format-standard,groovy_menu_1-9-9,qode-social-login-1.0.2,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.7,vertical_menu_enabled,paspartu_enabled,side_area_uncovered,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

El cuento de Nayara: Una visión optimista y creativa hacia un futuro Inclusivo

No todo es tragedia cuando hablamos de historias en tiempo de Coronavirus, con personas en situación de discapacidad (PesD) demostrando que la resiliencia y la creatividad son cualidades que permiten sobreponerse a situaciones adversas.

En Inclusión Activa queremos destacar el ejemplo de Nayara Granada, una niña con discapacidad visual del poblado de Algarinejo, en España, que ha redactado un cuento para describir las consecuencias de la actual crisis sanitaria, en un contexto de ficción situado en el año 2070, en el que  le cuenta a una hipotética nieta qué fue lo que hizo a la tierra detenerse el 2020.

La protagonista describe el estado de alarma como un tiempo en el que había que obedecer al Gobierno “por algo terrorífico” y explica que “la tierra obligó al mundo a detenerse” y que los vecinos tenían miedo a lo desconocido, a la incertidumbre, al contagio y a un cambio en nuestro modelo de vida. “Teníamos demasiadas cosas materiales y no valorábamos lo importante”.

La historia concluye con un final feliz, contando cómo la pandemia sirvió para que las personas se centraran en lo valioso de la vida, los buenos momentos y las cosas simples, en la importancia de un abrazo o el contacto con las personas. “Cuando yo tenga nietos les contaré que mi abuela luchó y resistió a todos los obstáculos del coronavirus”, termina el cuento dirigido a los que serán niños en 2070.

Nayara Granados es alumna de tercero básico, nació prematura, pesando solo 1 kilo, y con problemas en el cerebro que deterioraron gravemente su visión. ”Es una luchadora incansable contra todos los obstáculos que la vida le pone por delante, por muy duros que sean”, han explicado sus padres, que tienen un trabajo temporal en un molino de aceitunas, pero que no han podido seguir trabajando. Su profesora, Verónica Rodríguez, ha apuntado que la niña aprovecha muy bien su resto visual, tiene buenas estrategias y compensa sus dificultades hasta el punto en que a veces parece que ve más de lo que ve.

Quisimos presentarles este ejemplo positivo para dar una muestra de que la discapacidad entrega herramientas y virtudes para que los tiempos difíciles sean sorteados con una actitud positiva y ACTIVA. Los invitamos a hacer crecer la inclusión dentro de sus empresas, y a darle espacio a personas que, como Nayara, pueden entregarles una visión distinta y sorprendente.

No Comments

Post a Comment

Ir al contenido